Reumatismo

Carencia del amor.
Resentimiento.
Amargura crónica, venganza.
Hacer sufrir a los demás por la propia inflamación.
El siguiente texto es copiado del Libro " La Enfermedad como camino" para leer haga clic aquí:

Las afecciones reumáticas
Reuma es una denominación genérica un tanto difusa que abarca una serie de alteraciones dolorosas de los tejidos que se manifiestan principalmente en las articulaciones y en la musculatura. El reuma siempre va unido a la inflamación, la cual puede ser aguda o crónica. El reuma produce hinchazón de los tejidos y los músculos y deformación y anquilosis de las articulaciones. El dolor afecta la capacidad de movimientos y puede llegar a producir la invalidez. Los dolores musculares y de las articulaciones se manifiestan con mayor fuerza cuando el cuerpo ha estado en reposo y disminuyen a medida que el paciente se mueve. Con el tiempo, la inactividad produce atrofia de la musculatura y da un aspecto fusiforme a la articulación.
La enfermedad suele empezar por rigidez matinal y dolor en las articulaciones, que aparecen hinchadas y rojas. Generalmente, las articulaciones son afectadas simétricamente y el dolor pasa de las periféricas a las mayores. El proceso es crónico y las anquilosis se acentúan gradualmente.
La enfermedad, por medio de una anquilosis progresiva, produce una incapacidad que se acentúa gradualmente. No obstante, el poliartrítico, en lugar de quejarse, muestra gran paciencia y una sorprendente indiferencia hacia su mal.
El cuadro de la poliartritis nos conduce al tema central de todas las enfermedades del aparato locomotor: movimiento/reposo, respectivamente, agilidad y rigidez. En los antecedentes de casi todos los pacientes reumáticos encontramos una actividad y una movilidad extraordinarias. Practicaban deportes de esfuerzo y competición, trabajaban mucho en la casa y el jardín, desplegaban una actividad incansable y se sacrificaban por los demás. Se trata, pues, de personas activas, ágiles e inquietas a las que la poliartritis obliga a descansar por el procedimiento de la atrofia. Da la impresión de que un exceso de movimiento y actividad es corregido por medio de la rigidez.
A primera vista, esto puede desconcertar, después de que hasta ahora no nos hemos cansado de insistir en la necesidad de la modificación y el movimiento. La aparente contradicción no se aclara hasta que recordamos que la enfermedad física da sinceridad. Esto, en el caso de la poliartritis, significa que en realidad estas personas estaban rígidas. La hiperactividad y movilidad que mostraban antes de la enfermedad se limitaban a lo corporal, ámbito en el que trataban de compensar la verdadera inmovilidad de la mente. La misma palabra rigidez sugiere la idea de rigor y hasta de muerte.
Este concepto encaja en el tipo del paciente poliartrítico cuyo perfil psicológico es bien conocido, ya que la medicina psicosomática estudia a este tipo de pacientes desde hace medio siglo. Hasta ahora, todos los investigadores coinciden en que «los pacientes poliartríticos suelen ser muy meticulosos y perfeccionistas y presentan un rasgo masoquista–depresivo con gran espíritu de sacrificio y deseo de ayudar, unido a una actitud ultramoralista y una propensión a la melancolía» (Brautigam). Estas características denotan rigidez y terquedad, indican que se trata de personas inflexibles e inmovilistas. Esta inmovilidad interior se compensa con la práctica del deporte y una gran actividad corporal que, en realidad, sólo pretende disimular (mecanismo de defensa) la instintiva rigidez.
La frecuente práctica de los deportes de competición por estos pacientes nos lleva a considerar otra gran problemática: la agresividad. El reumático limita su agresividad al plano motor, es decir, bloquea la energía de la musculatura. Las mediciones experimentales de la electricidad muscular del reumático indican claramente que cualquier clase de estímulos provocan un aumento de la tensión muscular, especialmente de la musculatura de las articulaciones. Estas mediciones ratifican la sospecha de que el reumático se esfuerza por dominar los impulsos agresivos que buscan expansión corporal. La energía no descargada se queda en la musculatura de las articulaciones y produce inflamación y dolor. Todo el dolor que el ser humano experimenta en la enfermedad, en un principio, estaba destinado a otro. El dolor siempre es resultado de un acto agresivo. Si yo descargo mi agresividad dando un puñetazo a otro, mi víctima sentirá dolor. Pero si reprimo el impulso agresivo, éste se vuelve contra mí y el dolor lo experimento yo (autoagresión). El que sufre dolores debería preguntarse a quién estaban destinados en realidad.
Entre las manifestaciones reumáticas hay un síntoma muy concreto en el que, a causa de la inflamación de los tendones de los músculos del antebrazo debajo del codo, la mano se cierra formando un puño (epicondilitis crónica). La forma del «puño apretado» denota la agresividad reprimida y el deseo de «descargar un buen puñetazo sobre la mesa». Análoga tendencia a apretar el puño se observa en la contractura de Dupuytren que impide abrir la mano. La mano abierta es símbolo de paz. El ademán de agitar la mano en señal de saludo se deriva de la costumbre de enseñar la mano vacía en los encuentros, para demostrar que uno no llevaba armas y se acercaba en son de paz. El mismo símbolo tiene el acto de «tender la mano». Si la mano abierta expresa intenciones pacíficas y conciliadoras, el puño cerrado indica hostilidad y agresividad.
El reumático no puede realizar sus agresiones, o no las reprimiría y bloquearía; pero, puesto que existen, producen en él un fuerte sentimiento de culpabilidad que se traduce en generosidad y abnegación. Se produce una peculiar combinación de altruismo y deseo de dominio del otro que ya Alejandro Magno definió acertadamente como «benévola tiranía». Habitualmente, la enfermedad se manifiesta cuando, en virtud de un cambio de vida, se pierde la posibilidad de compensar los sentimientos de culpabilidad por medio del servicio. También el abanico de los más frecuentes síntomas secundarios muestra la importancia capital de la hostilidad reprimida; son ante todo dolencias de estómago e intestinos, síntomas cardíacos, frigidez e impotencia, acompañadas de angustia y depresión. La poliartritis afecta casi al doble de mujeres que de hombres, y es que las mujeres tienen más dificultades para asumir conscientemente sus impulsos agresivos.
La medicina naturista atribuye el reúma a la acumulación de toxinas en los tejidos conjuntivos. Las toxinas acumuladas simbolizan para nosotros problemas no planteados, es decir, temas no digeridos que el individuo no ha resuelto sino que ha almacenado en el subconsciente. Esto justifica el ayuno como medida terapéutica*. Con la total supresión de la alimentación externa, el organismo es obligado a practicar la autofagia y quemar y procesar los «desechos corporales». Trasladado al plano psíquico, este proceso es el planteamiento y reconocimiento de temas que hasta el momento habían sido postergados y reprimidos. Pero el reumático no quiere abordar sus problemas. Es muy rígido y muy testarudo, está bloqueado. Tiene miedo de analizar su altruismo, su espíritu de sacrificio, su abnegación, sus normas morales y su ductilidad. Por lo tanto, su egoísmo, su inflexibilidad, su inadaptación, su afán de dominio y su agresividad permanecen en la zona de sombra y se infiltran en el cuerpo en forma de anquilosis y atrofia que pondrán fin a la falsa generosidad.

4 comentarios:

vandrea dijo...

tremendamende cierto...aterrador de hecho...

José dijo...

Creo que si no somos capaces de cambiar radicalmente de forma de vida, procurando que esto signifique el menor dolor posible para otros -si nos hemos comprometido a compartila, si dejamos hijos, especialmente- , podríamos tener, si se asume la responsabilidad con mayor conciencia que la que se tuvo antes, un caminod e curación rápido o mas lento, todo depende de la edad que tenemos al hacerlo.
He conocido un monje que vivió 40 años un ascetismo verdaderamente santo, que cuando le atacó la crisis, no fue a ningún médico. Dijo adios, y partió a lo desconocido. Pudo ya haber muerto, lo desconozco, pero tres meses después de partir me escribió y me dijo: " sigo mi forma ordenada de vivir, ayudo a mucha gente con todo lo aprendido en tareas diversas, nunca me falta una buena comida ni nada. De los males que conocías, ninguno. Tengo mi departamentito solo para mi y mi Dios. El resto, la asistencia, fuera de mi celda. El mundo es ancho y hermoso, y la gente, no es pecadora: solo sufre porque nop se puede desengañar y tomar nuevas decisiones..."

JUAN CARLOS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Tengo ahora 48 años y cuando tenía 25 +-, pase por unas fases de depresión, hice psicoterapia durante 3 años en periodos de 2 a 3 sesiones por semana, no habiendo una mejoría sustancial unida a sentimientos muy autodestructivos, decidí pasar a la psiquiatría y tuve la mayor suerte de mi vida pues me encontré con un profesional que la solución a mi problema no pasaba por unos simples fármacos, sino a nivel espiritual y en verdad puedo decir y digo que estoy completamente de acuerdo con ello, aquello me ayudó a dar el paso más importante de mi vida, alejarme del entorno directo, familia, amigos y trabajo, un país de idioma inglesa, aquello no fue fácil, duró un año, pero fue el comienzo de la parte más importante de mi vida, de los 28 hasta ahora, conocí a la persona que hoy es mi esposa a la cual amo con todo mi corazón, tengo un trabajo que me reporta mucha gratificación tanto desde el punto de vista humano como tecnológico y económico, pues he alcanzado todo lo que pudiese desear materialmente, y el hecho más importante de todos tengo un hijo de 15 años que es la hostia de grande en todos los aspectos, todo esto lo he vivido durante estos últimos 20 años, durante estos últimos años 6 +-, el estrés se ha hecho presente en mi vida desde todos los aspectos y maneras (económico, laboral, relación de pareja) y me encuentro nuevamente en ese punto de partida de los 25 años, y recuerdo perfectamente las palabras de varios facultativos a cerca del "REUMA CEREBRAL" como causa o efecto de mis padecimientos, por eso no he podido por menos que aprovechar para expresarme en este sitio, ... , me siento ...., tan solo cuando consumo Marihuana se mitigan todos los males, aún estando ahí y siendo consciente de ello, pues no es el colocón lo que busco, sino la ausencia de tensión y rigidez psico-muscular, estoy en pruebas para descartar algún tipo de tumor, pues llevo años defecando de forma líquida, en un periodo de 15 días e perdido 9 kgs (mi estatura es de 1,85 y peso actualmente 71 kgs), me siento cansado, agotado, decaído. He practicado yoga, ejercicios de respiración, meditación, etc ...., he evitado por todos los medios el consumo de algún fármaco, como dije también la marihuana, vamos que me encuentro en un callejón sin salida, con compromisos y responsabilidades y sentimientos encontrados. Siento qu estoy destruyendo mi vida irrefenablemente, que puedo hacer, que debo hacer ? GRACIAS por permitirme escribir y si alguien se toma la molestia de leer todo este royo, GRACIAS,.....y adiós

Directorio de Médicos Alternativos

Si busca un médico o terapeuta alternativo en Colombia, encuéntrelo en : www.MedicosAlternativos.com El más completo directorio Médico en la rama complementaria y alternativa del país

Lo más leido en el blog